Javier Gómez Noya

Javier Gómez Noya, nacido el 25 de marzo de 1983 en Basilea, Suiza; es un triatleta español hijo de emigrantes gallegos que vive en Pontevedra, pero ha crecido y practicado sus primeros deportes en Ferrol. Empezó jugando al fútbol con 11 años, y más tarde obtuvo títulos de campeón de natación en categorías infantil, junior y crol de 200, 400 y 1500. Quedó como finalista en campeonatos de diferentes categorías españolas con la ayuda de su primer entrenador, José Rioseco.

A partir de 1998, teniendo solo 15 años, compitió en el triatlón olímpico asturiano de Castropol, en las categorías de bici y carrera a pie quedando en las dos en segunda posición. Desde entonces, se ha dedicado en exclusiva a esta modalidad. Aunque en 1999 el consejo superior de deportes detecta que presenta una anomalía cardiaca, en el 2000, participa en el campeonato europeo juvenil de Hungría. Mientras, en España ganó los campeonatos de duatlón y triatlón de la categoría junior y sub 23.

En 2002 es campeón en Europa junior de duatlón, de España de duatlón y triatlón, del open de España de triatlón, de la liga nacional de clubes, campeón gallego en 1500 y 400 libres; y campeón gallego junior de campo a través.

En el año 2003, con tan solo tres semanas de entrenamiento, gana la competición mundial sub 23 en Nueva Zelanda. A partir del 2004, debutó en Corea del sur quedando en cuarto lugar y después en Valencia en su primer campeonato europeo de triatlón en donde se posiciona en el octavo puesto. Tuvo que abandonar sus estudios de ingeniería de caminos, canales y puertos, para poder entrenar, pero el director técnico de la federación de triatlón española decidió no llevar a Noya a Atenas. De igual forma, consiguió el segundo puesto en España, el noveno puesto en Salford, décimo en Doha y el sexto en Madrid en categorías de duatlón y triatlón sub 23.

Batiendo el récord de 1500 metros en natación con 15,53 en Galicia en 2005, y volando a México y Hawai para las dos primeras pruebas de la copa del mundo, el consejo superior de deportes le niega la habilitación en la competición por sufrir una valvulopatía aórtica congénita, que le incapacitaba para poder competir al máximo nivel. Aun así, compitió en Francia que fue el único país donde no le pusieron problema.

Al comienzo de la temporada 2006, con meses de esfuerzo y lucha, consigue la licencia y comienza una carrera profesional donde bate el récord de 1500 metros con una marca de 15,48 en Galicia. Segundo puesto en Agaba y primero en Estoril y Madrid donde jugaba la copa del mundo. Tercer puesto en Corner Brook, Canadá, segundo en Pekín, China; y primero en Hamburgo, Alemania. La última prueba, en Cancún, México, la ganó convirtiéndose en el primer español en terminar la temporada, ya que son 16 pruebas a lo largo del mundo.
En 2007, en Mooloolaba, Australia, queda segundo en la prueba inaugural del mundo de triatlón. Un mes después, segunda posición en Lisboa y en Madrid. Y tercero en Des Moines, Iowa, EEUU. El 30 de junio, gana el oro en Copenhague con un tiempo de 01h51m58s. En Salfor, Inglaterra, ganó con un tiempo de 1:51:17. Quedó segundo en Hungría después de Daniel Unger, y en Pekín, delante del australiano Courtney Atkinson con un tiempo de una hora 48 minutos y 41 segundos.

Disputa en Bloemfontein, Sudáfrica y Mooloolaba, Australia, en 2008; donde gana con un tiempo de 1:49:50. En la siguiente copa del mundo consigue el podio 17. En abril, gana en Pontevedra con una diferencia de 20 y 40 segundos de Christian Prochnow y Steffen Justus. En mayo queda séptimo en el campeonato de triatlón y después, en Madrid se posiciona con un tiempo de 1:56:24. Noya recibe la medalla de plata por real orden de mérito deportivo y en junio, queda en primer lugar en Vancouver con un tiempo de 1:49:48. Más tarde, consiguiendo su séptima victoria consecutiva y undécima del mundo, se le reconoce como el tercer triatleta con más victorias después de Hamis Carter y Brad Beven. Para los juegos olímpicos de Pekín queda cuarto en el sprint final donde confiesa que había tenido problemas de estómago y también haber tenido una lesión en el pie izquierdo.

A partir de 2009, pudo lucir su equipación en ropa con patrocinadores personales gracias a la federación española de triatlón. En mayo ganó la plata en la copa europea de Pontevedra por cuatro segundos, donde había quedado marcado del año anterior y había estado seis meses sin entrenar. La prueba cambió de ser de un día, a un circuito que estaba compuesta por ocho pruebas, y a parte otras cinco. En septiembre, Noya gana el segundo título de triatlón en Cangas de Morrazo y en octubre, junto al nadador Marco Rivera y el ciclista Mikel Elgezábal, la victoria por equipos en Barcelona. En diciembre, bate el récord de natación de relevo 100×100 con un tiempo de 1hora, 44minutos y 9 segundos.

En 2010, aunque tuvo una lesión en la cadera, compitió en Seúl, quedando en la 12 posición. En la siguiente prueba, termina cuarto en Madrid y segundo en Irlanda, en el campeonato europeo. La cuarta prueba con un tiempo de 43:06, queda por delante de Jan Frondeno y Tim Don. En Londres, se disputa la quinta prueba, donde queda en quinto lugar con un tiempo de una hora 42 minutos y 8 segundos. También compitió en la copa del rey de triatlón en Lugo que junto a David Castro, Miguel Ángel Acosta y Óscar Vicente se adjudica la prueba. En Kitzbühel, Tirol, queda segundo, en la sexta prueba, en la cual fue penalizado por 15 segundos ya que el casco se le cayó. En el campeonato de España gana por tercera vez y también en la categoría de equipos. En La Baule, compite la final de la liga nacional de Clubes, donde queda campeón junto a los hermanos Brownlee, y en octubre anuncia su libro “Triatlón con Javier Gómez Noya”.

En 2011, empieza con el triatlón en Moololaba terminando quinto. En la primera prueba gana en Sidney. En mayo, gana junto a sus compañeros el campeonato de España de relevos, pero queda cuarto en la prueba individual. Aparecen diferentes pruebas mundiales en Madrid y Kitzbühel, donde en la primera fue tercero pero en la siguiente no participa para preparar el campeonato europeo; aunque solo pudo estar en el puesto 40. En Bañolas, gana la copa de Europa de triatlón, en la cuarta prueba mundial queda sexto y en la siguiente, en Londres, queda cuarto. La siguiente, se otorga la segunda posición por solo 4 segundos. En la final en Pekín, queda sexto aunque se le posiciona como tercer clasificado mundial con 3671 puntos.

A partir de 2012, gana la prueba final en Auckland, queda tercero en la cuarta prueba en Kitzbühel y segundo en la quinta prueba en Hamburgo. También queda segundo en la sexta y séptima prueba; en Estocolmo y Yokohama. Ganó el campeonato europeo en Israel y el triatlón Hy-Vee, el campeonato mundial X-Terra y campeonato de las Lifetime series en Miami. En los juegos olímpicos de Londres, queda segundo en la prueba de agua y en la de bicicleta. Esta medalla de plata es la primera para un español en esta disciplina.

En 2013, Carlos David Prieto, se pronuncia como su nuevo entrenador. Gana en Auckland con un tiempo de 1 hora 55 minutos y 51 segundos, en la segunda prueba queda octavo. Segundo en la tercera prueba, y octavo en la quinta. Ganó el mundial por tercera vez con 4220 puntos consiguiendo su sprint final en la final de Londres, que fueron una de las carreras más emocionantes de la historia. Se adjudica el Triatlón Hy-Vee y las pruebas de la copa mundial en Mooloolaba y Cozumel. Gana en Barcelona el campeonato europeo de media distancia y las pruebas de escape from Alcatraz. También el campeonato de Europa en Zurich, triatlón en Pekín, campeonato de España de Acuatlón y la copa del rey de triatlón.

Para 2014 queda tercero en las pruebas mundiales aunque gana el título una semana después siendo el cuarto título ganado en distancia olímpica. También gana el campeonato del mundo de Ironman 70.3. Se convierte en el mejor año de su carrera consiguiendo el cuarto título mundial de la historia.

En 2015 consigue su quinto título mundial habiendo ganado los últimos tres de manera consecutiva. Y en 2016, estaba centrado en entrenar para los juegos olímpicos de Río de Janeiro pero sufrió una caída en bicicleta donde se fracturó el brazo y tuvo que renunciar a participar.

Ha sido campeón mundial de triatlón en 2008, 2010, 2013, 2014 y 2015. Medalla de plata en 2012 y campeón europeo en 2007, 2009, 2012 y 2016 pese a problemas cardiopáticos. Se le ha otorgado el premio nacional del deporte don Felipe de Borbón como mejor deportista español en 2012, la medalla de oro de la real orden del mérito deportivo en 2013, el premio príncipe de Asturias de los deportes en 2013 y 2015; y el premio princesa de Asturias de los deportes en 2016. Se ha convertido en uno de los casos más ejemplares de lucha, constancia y superación del deporte mundial.